¿Es dropbox una herramienta de backup?

Las herramientas de sincronización y compartición de documentos, como Dropbox, Google Drive o One Drive han obtenido un éxito enorme, más de 500 millones de usuarios. Y es lógico, porque permiten tener el mismo contenido en varios dispositivos y además ofrecen la posibilidad de que otros usuarios accedan a la misma información.

En realidad, lo que hacen es duplicar la información en varios sitios a la vez, incluyendo la “Nube”. Por esta razón, hay usuarios que se sienten seguros guardando las cosas que consideran importantes en la carpeta /dropbox de su disco, entendiendo que estará en la “Nube”, y por ello bien protegida.

Sin embargo, esta flexibilidad también plantea algunos retos, y exige del usuario cierta pericia y atención para evitar problemas, que ocurren con mayor frecuencia cada dia:

  1. El usuario que acepta la invitación a usar una carpeta compartida puede borrar el contenido de ella. Al sincronizar automáticamente, este contenido se borra también de todos los dispositivos que contienen esta carpeta, incluyendo el ordenador personal de su dueño. Esto es lo que se llama sincronización, los contenidos terminan siendo exactamente iguales en todos los dispositivos, obligado a resguardar en otro sitio el contenido que se comparte, en previsión de que otro usuario de la carpeta borre algo que quieres conservar.
  2. Al borrar del móvil se borra también de la Nube y seguidamente, de todos los dispositivos sincronizados, incluyendo el ordenador personal del dueño del móvil. Es claro que los niños tienen una especial habilidad para borrar cosas cuando les dejas el móvil o la tablet, pero no son los únicos que hacen cosas así sin pensar.
  3. Además de la limitación de espacio que imponen, estas herramientas de sincronización destruyen definitivamente la información borrada o modificada después de 30 días, no pudiendo recuperarla de ninguna manera después.
  4. En caso de ataque de un virus o ransomware, la infección se extiende hacia todos los dispositivos sincronizados. Sería por ello importante darse prisa en localizar todos los documentos que puedan haber sido infectados, y recuperar alguna versión anterior al ataque antes de que sean destruidas definitivamente tras 30 días. Sin embargo, las amenazas de malware son cada vez más sofisticadas, y también conocen las limitaciones de las herramientas de sincronización.
Cesta de compras