¡Olvídate de hacer backup para siempre!

La gente se olvida de hacer backup. Es la realidad. Desde que existe la informática personal, una de las razones para no hacer backup es que nunca hay un buen momento para ocuparse de esto. Pero, ¿por qué tenemos que acordarnos de una cosa tan básica hoy en día?

La tecnología ha evolucionado tanto: Inteligencia Artificial, Big Data, smartphones, incluso Internet de las Cosas. Nos hace la vida más fácil. Pero proteger nuestra información de ataques y pérdidas sigue siendo complejo y exigente. Es un atraso tener que estar pendientes de cuándo nos toca y encender el ordenador, lanzar el proceso, quizás incluso enchufar un disco, para después guardarlo en lugar seguro.

Una herramienta de backup moderna tiene que cumplir tres exigencias:

  1. Tiene que ser automática, y preferiblemente continua. Según se está trabajando, la herramienta tiene que guardar en otro sitio todo el trabajo realizado. Debe evitar totalmente la intervención del usuario, incluyendo evitar para siempre tener que acordarse de nada.
  2. Tiene que ser completa. No debe dejar nada fuera, porque en nuestros días ya no se sabe qué es lo que se puede perder o qué puede ser importante. Las amenazas son cada vez más sofisticadas, y la cantidad de cosas que tenemos en el ordenador es mayor y además son más relevante para nuestras vidas. La música o las películas se pueden recuperar, claro, al igual que las aplicaciones o los certificados digitales, pero, ¿cuánto tiempo llevará, y qué dificultades presentará el proceso?
  3. Tiene que ser súper fácil de usar. Idealmente debería carecer de manual de usuario y ser tan intuitiva que cualquier persona pueda hacerlo sin tener ningún conocimiento específico, y sin tener que pensar nada.

En conclusión, las herramientas tradicionales de backup obligan al usuario a estar pendiente y a pensar cómo organizarlo. Una herramienta moderna debe hacer que te olvides por completo de la necesidad de hacer backup, y permitirte usar tu tiempo y tu mente en cosas más apetecibles, como ir al cine.

Cesta de compras